miércoles, 20 de mayo de 2015

El teorema de Tales

Ya han sido varias las ocasiones que hemos discutido, comentado y vuelto a discutir sobre nuestra evolución tanto a nivel personal como orientador durante nuestro primer año en Madrid, y es que las largas horas en la fedoneta dan para mucho.

Tras un proceso de interiorización e introspección, a partir de las metamorfosis individuales hemos hallado la universalidad de dicho proceso de evolución, esa metamorfósis kafkiana a través de la cual uno pasa de orientador a "Fedoboy" en cualquiera de sus extensiones (lechona, proto o mini); la orientación en vena ya no como un deporte, sino como filosofía de vida. Es entonces cuando uno pasa a formar parte de un todo, familia es la palabra, organizada en torno a la Fedoneta de la Herrán, sobre la que se yerguen sus pilares: mujeres- estudios - orientación.

Como no podía ser de otro modo, la Mathesis Universalis nos ha llevado a concretar el proceso en un triángulo. A través del estudio de su morfología podemos conocer la etapa del proceso en la que uno se encuentra, si todavía éste se ceba a postres y arroces con leche o por el contrario ya es inmune a éstos, o si todavía no tiene uno clara la elección entre comer o ducharse. En función de la medida de sus ángulos y sus lados, encontramos tres tipos de triángulos: equilátero, isósceles y escaleno.

  • Equilátero: con todos sus lados y ángulos iguales, en él se concreta la perfección y la pulcritud. Existe, sí, pero el ratio de veces que se ha alcanzado es menor que el de avistamiento de helechos en Murcia. Sólo un maestro capaz de chupar 7 años de Blume puede mantenerse en él, aunque ello lo le salve de ser un julapa.
  • Isósceles: éste es el más común de los triángulos. Tres son muchas cosas sobre las que preocuparse, y por ello descuidamos una. No obstante nos centramos en algo y no perdemos el rumbo. 
  • Escaleno: tu vida está hecha un caos, no tiene pies ni cabeza, y por tu eso tu triángulo no tiene proporciones ni medidas. Estás a todo y no estas a nada; estás en la mierda y lo sabes.
Así pues, os dejo mi gráfico evolutivo desde mi llegada a Madrid y a la Blume hace nueve meses hasta ahora que he acabado 2º Bachillerato

Los primeros meses uno está en la mierda, se es presa del desconcierto y todo lo que puedes pensar es "¿Qué habrá para comer hoy en la Blume?"; entonces uno rehace su vida. Luego uno comienza a coger una rutina y vuelve a encabezar su vida, ahora eres tú el que domina el pensamiento del comdor y te queda espacio en la cabeza para pensar en otras cosas. Por último, el triángulo se vuelve isósceles hacia los extremos que uno trabaja. 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Esta semana he finalizado 2º Bachillerato, y con ello he puesto fin a la primera gran etapa de mi vida. Han sido 9 meses de duro trabajo, de levantarme temprano y acostarme tarde, de tomar medio desayuno en casa y medio en el metro, y sobretodo de disfrutar entrenando en grupo (cosa que hasta la fecha no había podido hacer). También ha sido una temporada bastante jodida: primero con el estrés de los estudios, luego con los problemas con mis pies mutantes y mi tobillo amorfo, y por último con el golpe de  calor y el bajonazo de fuerzas. 

Ahora que ya no tengo que pasar 6 horas encerrado en un cubilete puedo centrarme de lleno en preparar tanto la Selectividad como el EYOC 2015. Espero poder acercarme a ese brutal equilibro alcanzado por CdR y poder rendir al máximo tanto en estudios como en orientación, sin olvidar el factor tabú ;).

Sólo un mes para poder intentar alcanzar el ansiado triángulo equilátero.


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. La castidad existe puesto que a su vez existen los vicios.

      Tan solo experimentar, tocar fondo y atravesar una etapa nihilista llevara al lechón a resugir tomando la senda del monje-guerrero

      Eliminar
    2. La castidad existe puesto que a su vez existen los vicios.

      Tan solo experimentar, tocar fondo y atravesar una etapa nihilista llevara al lechón a resugir tomando la senda del monje-guerrero

      Eliminar
  2. El area del triangulo solo crece con paciencia y tiempo. Por ahora la mejor opcion es isoszolear balanceandote en una espiral de julapismo infinito

    ResponderEliminar

No me seas rata y firma el comentario