miércoles, 15 de octubre de 2014

La que se avecina

Tan sólo pasado un mes y poco desde la que vine aquí a Madrid y ya me da la sensación de que llevo aquí toda la vida. La combinación de estudios y entrenamientos me han absorbido en una rutina frenética de no parar,dura y larga; levantarme a las 6:30 de la mañana, salir de casa a las 7 y no volver al piso hasta las 8 de la tarde se hace cuesta arriba, especialmente los días posteriores a las sesiones fuertes de entrenamiento. Con todo y con eso, me quejo por quejarme, pues a fin de cuentas las dos sesiones como poco de orientación a la semana y el tener todos los días un rato para rodar por la casa de campo - misterioso lugar donde hay seres rizados y donde las Nogueiras dan palos en lugar de nueces - me ayuda a desconectar de la ciudad y su estrés, lo que disfruto más que un Fedoboy en el comedor de la Blume, OJO!

En este primer mes ya he conseguido subir el primer escalón de mi stairway to heaven, he vuelto a ser yo. Atrás quedan las machacantes sesiones de Crossfit y mis 70kg, atrás quedan mis pechotes, las mangas petadas en las camisetas, mi melena y mi gorra pa'trás y mi flotador de crema de cacahuete. Ahora puedo considerarme de nuevo un corredor, fresco lechón con ganas y ambición, dispuesto a darlo todo como antaño, aunque sé que el camino hasta el Full Speed No Mistake por la senda del Sabio es más tortuoso y abrupto que las escaleras de madera de la pista de atletismo de la Blume, que también conducen a la gloria.

La temporada es larga y este año promete. Yo, por mi parte, daré guerra.

Baliza 100 del  IV Trofeo Nazaríes (12 Octubre 2014)


1 comentario:

No me seas rata y firma el comentario