miércoles, 30 de agosto de 2017

El PNTD invertebrado

Las palabras que estás a punto de leer expresan mi opinión personal, lo cual no implica que éstas sean concebidas como verdades absolutas y no han de ser interpretadas como algo férreo, totalitario e ignorante. Con ellas no pretendo más que remover la tierra y plantar una semilla en aquellos que me leáis, a fin de germinar unas cuantas inquietudes y, en definitiva, hacer volar a unos cuantos pájaros fuera de sus nidos. Comentarios, críticas CONSTRUCTIVAS y demás respuestas son bienvenidas.

Vigilando a mis trogloditas
Esta semana he debutado como técnico (en un sentido más estricto) en el programa de tecnificación nacional (PNTD) organizado por la FEDO en conjunto con el SOC, semana que me ha servido para confirmar pensamientos que había estado rumiando desde aquél día en que visité a La Doctora para que ésta me diera el pésame. Sabía que de un modo u otro no quería desaparecer de la Orientación, y partiendo de la base de que no podía ser podía ser como deportista iba a ser necesario darle la vuelta a la tortilla y continuar en este mundo como técnico/entrenador. No obstante, hay una serie de factores que hacen de esta decisión un camino tortuoso. Así pues, hoy toca reflexionar sobre el área de la tecnificación, pues ya en su día traté el tema de lo absurdo de la Liga Nacional actual, y sería inútil tratar el tema de los criterios de selección en ciertas categorías, asuntos que estamos hartos de discutir entre los colegas. Sé que soy joven, y que por lo tanto mis palabras pueden parecer fútiles, fruto de un acto impulsivo; nada más lejos, surgen de la experiencia de 5 años en los que he participado tanto de deportista como de técnico en los programas de tecnificación de la FEDO, siendo partícipe y espectador de esta hecatombe, así como de una cocción a fuego muy lento de estas ideas y posiciones respecto al asunto.

Lo que comenzó como un verdadero campo de tecnificación allá en Suecia por el 2011, con deportista realmente implicados y cuyo número permitía trabajar de forma adecuada el antes, el durante y el post-entrenamiento se ha ido convirtiendo progresivamente en un campamento de verano conforme el número de participantes ha ido aumentando y el nivel medio de los mismos ha ido bajando. ¿Cómo puede ser que algo que comenzó con 25 deportistas (miembros o aspirantes a equipos nacionales) haya pasado a tener 60 y pico deportistas los cuales algunos no saben ni leer la curva de nivel correctamente? ¿Cómo se va a trabajar adecuadamente con 60 niños? ¿Cómo van a aprovecharlo si no van preparados física ni mentalmente para ello? La respuesta es dura, pero sencilla:

No se tecnifica, no se aprovecha, no se trabaja.

Uno de nuestros grandes intelectuales del siglo XX, producto ibérico español, afirmó una vez que " no es el ayer, el pretérito, el haber tradicional, lo decisivo para que una nación exista. Las naciones se forman y viven de tener un programa para mañana", y en consecuencia, unos objetivos. Extrapolado a la federación, ¿cuál es, pues, el objetivo de estos programas de tecnificación? ¿Van orientados a la tecnificación o a la promoción? En muchas conversaciones de bar ha quedado la obviedad de lo absurdo de la dinámica que han cogido estos programas internacionales estivales. Y este SOC-2017 ha terminado de materializar estas conversaciones:

para la mejora del deporte base  no es necesario viajar al extranjero
 (pues el nivel actual del grueso de los chicos que disfrutan de estos viajes así lo es). 

El famoso buzón
Para tecnificar es necesario tener muy bien asentadas las bases técnicas de la orientación, y de primera mano se en que un gran porcentaje de los PNTDs hasta ahora realizados no las tenían. Entonces, ¿por qué seguimos empeñados en invertir tanto dinero y esfuerzo en estos programas? Tenemos gente cualificada, terrenos y recursos de sobra para organizar unas jornadas de entrenamiento y tecnificación (enseñanza) de carácter nacional, con sus 60 chicos (de los niveles y edades que sea) de la duración que sea (2-3 semanas), dejando la internacionalidad para aquellos jóvenes corredores en los que el esfuerzo se demuestre por medio de la dedicación a este deporte y que realmente vayan a tecnificar, sin el famoso buzón ni el juego de la pinza. Por suerte este año desde la FEDO han puesto en marcha el primer PNTD nacional; ahora sólo queda invertir las cifras
progresivamente y el nivel de los atletas del plan internacional progresivamente.

Pero, al igual que no hay casa sin ladrillos, no puede haber programas de tecnificación sin técnicos. Existen cursos de técnico nivel 1, de técnico sport-ident y de trazador fantásticos y maravillosos, siempre y cuando tengas cantidad de tiempo libre, vehículo propio y disponibilidad de horarios, todo aquello que acarrea un curso presencial. Y qué casualidad, que muchos de los posibles candidatos a realizar este curso carecemos de ello.


¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, siglo de la tecnología y la comunicación, no dispongamos desde la federación de cursos de formación integra, o en su mayor parte online? 

Me pregunto que secretos esconderá el software de Stephan Krämmer para que tengan que contarse de forma presencial. Punto y aparte del curso de técnicos, hablar sobre el tema de los trazadores es incurrir en el tema de la calidad de las pruebas de Liga Nacional, y eso sería el equivalente a abrir la caja de Pandora.

Resumiendo, tres cuestiones capitales:


  1. ¿Cómo pretendemos formar nuevos técnicos si no adaptamos los métodos de enseñanza a las nuevas tecnología y recursos?
  2. ¿Qué rumbo queremos tomar en relación al deporte base, cómo queremos arribar a puerto si navegamos sin rumbo ni dirección?
  3. ¿Teniendo la materia prima, por qué nos empeñamos en venderla e importar producto manufacturado? (a cierto compendio de monarcas españoles no les funcionó)

Ante la cuestión de PNTD sí o no, mi respuesta, como la vida misma, no es ni blanca ni negra: PNTD sí, pero bien hecho. Y un ejemplo de ello es el que se ha hecho con carácter nacional aprovechando el SOC.

No me corresponde a mí, en tanto que deportista, establecer las metas, objetivos y la dirección que debe tomar la Federación acerca de estas cuestiones, pues por suerte carezco de responsabilidad alguna en materias de esta índole, pero sí considero necesario poner el grito en el cielo y verbalizar los pensamientos e inquietudes que nos asaltan a cierto sector de esta nuestra comunidad orientadora. 

Guardar silencio sería ser cómplice de este asesinato.


4 comentarios:

  1. Muy bien dicho jorge, al final a ver si se puede seguir manteniendo el soc y que se utilice para que nuestros jóvenes mejores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El objetivo no es que se organice de forma independiente a la FEDO (como es el SOC), sino que la iniciativa se tome desde la propia federación.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tus reflexiones. A ver si se toma nota.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge.Tus palabras me han gustado mucho. Me siento muy orgulloso de tú actitud y tú visión e implicación sobre deporte base.ya sabes que desde la FORM estamos a tú disposición para lo que necesites. Un abrazo

    ResponderEliminar

No me seas rata y firma el comentario