lunes, 20 de febrero de 2017

Duodécimo Libro

Cámara en mano y sentado sobre una roca furtiva, Jorge se dedicó este fin de semana a contemplar el baile entre los superclase y la dama del noreste sureño mientras rumiaba en su mente los caprichos del destino. En un Costa Cálida empezó todo (2006) y en otro Costa Cálida (2017) se ha despedido de todo lo que ha sido, de aquello que lo ha identificado y de aquello que no ha podido ser.

Todo comenzó cuando La Doctora puso cara de póker al ver que el estudio de pisada no cuadraba con la morfología de sus pies; un TAC y unas ecos mas tarde descubrieron los pies mutantes de Jorge. Desde entonces ella lo tuvo claro, y así se lo hizo saber: antes o después esos tobillos te van a dar problemas. No te se decir si dentro de 5 meses, 5 años o nunca, pero los acabarás teniendo... Y en efecto, así ha sido. 3 años después del diagnostico el pronóstico se ha cumplido. You pushed too much Jorge, has querido dar mas de lo que tu cuerpo puede soportar y te has marcado un Raikkonen quemando el McLaren.





















De vuelta la gran ciudad en la Fedoneta, al igual que sentado en aquella piedra viendo  los high-class disfrutar, te vuelve a abrumar la impotencia. Impotencia de saber que por mucho que luches ya no podrás disfrutar de la élite, de un mundial Júnior, de un Jukkola o de unos relevos con un equipo peleón en el CEO; de saber que ya no podrás disfrutar del sacrificio, de la exigencia o la excelencia en aquello que te gusta, que te define y que te apasiona.  Escuchar a Raico y Rorri discutir sobre el equipo para relevos del CEO te hacen volverte consciente de lo que, por caprichos de la naturaleza, te ha sido negado. Te queda el consuelo de saber que has sido fiel a tus principios y has luchado hasta el final con todas tus fuerzas. ¿Si uno se traiciona a sí mismo, qué le queda?

Después de dos o tres días meditándolo planteas otras salidas y empiezas a verlo con calma. De golpe y porrazo tienes que dejar de hacer lo que siempre has hecho para abrirte a nuevos mundos: la natación o la estática para no volverte un cachalote y el crossfit para volver a estar fuerte parecen salidas viables. Es cierto que hay multitud de ventanas que parecen abrirse tras una puerta que se ha cerrado. pero en tu interior sabes que no es así, que tu no quieres ni agua ni bicicleta ni gimnasio. Abandonarse al nihilismo universitario erótico-festivo es una idea tentadora, pero eres un Purista: te gustan los controles largos, el bosque alto y sin caminos, navegar y desconectar... qué le vas a hacer. 

Si Eneas pudo encontrar su camino a merced de los caprichos de Juno,
 sé que tu  Jorge vas a poder encontrar el tuyo, te lleven los hados a donde te lleven, 
sea a Esperia o a las costas de Dido.

Así pues te despides de la competición, Jorge, como le dijo Sabina a su princesa: ya no te tengo miedo nena, pero no puedo seguirte en tu viaje... o al menos no como me gustaría. Quizá sea hora de no pararse a mirar atrás... quizá sea hora de caminar, caminar, caminar y empezar un viaje hacia la niebla profunda en busca de senderos ocultos.

"La fortuna favorece a los valientes" - Virgilio 


Los maliciosos, 2015

5 comentarios:

  1. Arriba! No olvides que junto a la orientacion esta tu gran familia que siempre a estado hay apoyandote, sufriendo y sobre todo disfrutando contigo, en las buenas y en las malas y asi va a seguir siendo.como las carreras a veces se truncab, pero tu mas que nadie puedes con todo y mas!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, mucho ánimo y pa'lante!!!! :a orientación y la competición no han hecho más que añadir hábitos de superación, sacrificio, ideales, respeto por la naturaleza.... todo ello virtudes que quedan dentro y te acompañaran toda tu vida.Para seguir creciendo, para ser apoyo para otros.
    Dentro de no muy poco verás el por qué esto y ahora.
    Por cierto esas radriografias Qué son?

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias "anonimo"...¿Quién eres?
    Las imágenes son parte de una resonancia magnética de mi tobillo derecho.

    ResponderEliminar
  4. Olvidate del crono y del reloj. Trota o camina y goza en cada mapa de cada piedra, de cara vaguada, de cada cortado. Y crea orientación, como en la zona histórica de Murcia capital, como tuve ocasión de comprobar en su maratón. Lo dicho, lo tienes todo en tus manos (y incorporado en tu ADN desde que caíste en este deporte, como yo) para disfrutar como nunca hubieras imaginado. Un abrazo de tu amigo catalán!!!

    ResponderEliminar

No me seas rata y firma el comentario