domingo, 18 de octubre de 2015

No Prova, No Prova

18 de Octubre de 2015

Los inicios de temporada nunca son fáciles. Septiembre siempre significa el equinoccio no sólo de una nueva temporada, sino también de una nueva etapa. Ya van tres años en los que Septiembre ha supuesto para Jorge un empezar de cero, o casi; Canadá, la Blume y ahora la universidad han sido retos que uno ha ido afrontando con ganas y mucho espíritu, como cuando se vuelve de una competición internacional, sacando de ellas el máximo provecho.

Uno sabe que la senda del guerrero no es fácil, y aunque uno no crea en eso de los techos, los Machacas siempre han sido un referente que están ahí, a mano, esperando (aunque no lo sepan) encontrar en ellos un pilar al que aferrarse en los momentos bajos. Los gorriones nunca cantaron en mi ventana. Los Martes, cuando aprieta los dientes mientras sube algún pico en la sierra madrileña y la hipóxia se apodera de él, a Jorge le asaltan oscuros pensamientos... 

¿Cómo afrontaré el año?
Enero
JWOC, ¿lo conseguiré?
Pichón....JUDAS
¿Seré capaz de cargar con todo?
Primer año Junior

Apenas hace un mes que Jorge ha vuelto a su rutina clase-entrenar clase-entrenar (sangriada) entrenar, privado así de su lado más humanista, de sus lecturas y de su amor al arte; ahora sólo hay lugar para los músculos flexores del antebrazo, el alosterismo de la hemoglobina o los bequererios radiológicos. A medias quedó la Divina Comedia, atrás quedó el leer con un lápiz para subrayar y apuntar citas, adiós le dijo a Unamuno, Pío Baroja o a la filosofía. Se consuela su Yo pensante, quizá, con los escritos de Diego Gracia y las cuestiones acerca del lenguaje y el pensamiento: ¿qué fue antes, la gallina o el huevo?

La montaña te gusta, los primeros minutos de los Fartlek y los rodajes te arrastras como un gusano, ya no haces casi abdominales y en orientación la sombra del pero cuantos controles quedan no te abandona. De momento te conformas con no llegar tarde a comer los días que tienes prácticas de Anatomía, de no caer preso de Morfeo en las clases de Cultivo Celular los Martes por la tarde y de no parecer un oso panda por las mañanas.

Tu triángulo vuelve a ser escaleno: estás a todo y no estás a nada, vuelves a estar en la mierda y lo sabes.

Volverán las oscuras golondrinas, volverán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me seas rata y firma el comentario